Sigue la persecución contra César Montes

IMG-20200724-WA0073

Guatemala 22 de Julio del 2020

Estimado y Querido Pueblo de Guatemala,

Desde el amanecer de este día 22 de Julio, 2020, y desde todos los amaneceres de este año, voy caminando como cuando tenía 17 años de edad. De cerro en cerro y de montaña en montaña, con la certeza de tener abierta las casas de miles de guatemaltecos que me han dado cobijo y alimentos, quienes reconocen que el argumento de perseguirme es para esconder sus propias acciones de corrupción, echar culpas a terceras personas cuando quedan desenmascarados por el pueblo.

El COVID 19, nos ha enseñado sobre las distracciones diarias que el Gobierno anterior de Jimmy Morales y Jafeth Cabrera, sus familias y amigos, así como este Gobierno del Dr. Alejandro Giammattei, sus familias y amigos, unidos para saquear todos los bienes y recursos del Estado.

Entre el 2012 al 2015, el pueblo de Guatemala supo lo que el presidente, el General del Ejército de Guatemala, Otto Pérez Molina y la Lic. Roxana Baldetti, hicieron para vaciar las Arcas del Estado. El Glorioso Pueblo de Guatemala se convenció de esto y se levantaron en protestas semanales hasta quitarles la impunidad y llevarlos a la Justicia.

Entre el 2016-2019, el Pueblo de Guatemala descubrió las artimañas de los Diputados y el presidente Jimmy Morales para escaparse temporalmente de la Justicia. Nos engañó a todos, expulsó a la CICIG y sus ministros corruptos, apoyados por diputados y jueces corruptos, a quienes la Justicia les alcanzará. Cuenta pendiente que el Pueblo está trabajando para no dejar que unos poquitos corruptos, nos arrebaten los espacios democráticos que logramos abrir con 36 años de lucha.

Entre el día sábado 18 y domingo 19 de Julio, hubo un gran despliegue por aire y por tierra. Han llegado a las comunidades y les pregunta por mi persona, porque según el ministerio de gobernación y la PNC me vieron por la Sierra de las Minas. El fantasma de César Montes recorre las montañas de Guatemala. Ya me buscaron por Malacatán y desalojaron a un grupo de la Fundación Turcios que contaba con un pelotón de la Paz y la Producción.

No sé por qué la gente no se levanta a protestar si éste es un gobierno débil que ganó por fraude y con una minoría de votos. Este Gobierno del Dr. Alejandro Giammattei si el Pueblo de Guatemala quiere, se puede ir en tres días de vigilia, si se reclama que explique ¿a dónde está el dinero que le aprobaron? Llevamos cuatro meses de ineptitud y un descaro total de no dar cuenta al Pueblo de Guatemala.

Este Gobierno, al igual que el anterior, utiliza mi nombre y nuestra Organización para distraer al Pueblo de Guatemala. Ha matado de hambre a miles de guatemaltecos declarando en 6 meses de su gobierno, dos Estados de Sitio.

En Nahualá e Ixtahuacán, luego de una gran movilización de la Policía en busca de armas sólo decomisaron bombas voladoras que se usan en la feria de Ixtahuacán o en la de Nahualá. Aquel Estado de Sitio fue un verdadero fracaso y éste en Izabal y en Alta Verapaz, será otro gran gasto económico que mejor se lo hubieran empleado en alimentos para la población y no en la persecución de un hombre y su organización que trabajamos con transparencia y decoro, con proyectos productivos que otras Instituciones han evaluado como una forma eficaz de resolver el Desarrollo Social y Humano en el área rural.

Este Estado de Sitio, será otro gran fracaso. El ejército nunca llega para darles mascarillas, tapabocas, jabón para que se laven las manos, gel desinfectante, alimentos para que estén en su casa y no salgan a los poblados a contagiarse. El Estado ha sido ausente en esos lugares y ahora llegan en medio de la pandemia en número de 1,500 a catear sus casas, a contagiarlos de COVID19 y a reprimirlos.

Esto será otro gran fracaso del actual Gobierno del presidente Alejandro Giammattei Falla. Hay que exigirle que derogue el decreto 13-2020 del Estado de Sitio y que se dediquen a apoyar a los más necesitados y no a limitarles sus derechos humanos, como ocurre en todo los Estados de Sitios del país.

Los animo a que asistan a las invitaciones con las normas de seguridad, guardando la distancia y con sus mascarillas, más unas botellas de agua en caso nos lancen bombas lacrimógenas y llevar paraguas, para protegernos de los perdigones que milagrosamente no atraviesan los paraguas abiertos. ¡Otros países han salido a expresar su inconformidad, los guatemaltecos debemos hacerlo ya!

Atentamente,

César Montes

Presidente de la Fundación “Luis Augusto Turcios Lima

El movimiento democrático derrota al racismo en USA

Tania Valentina

TANIA VALENTINA

Los grupos de derecha en USA han sido desplazados por el empuje del movimiento democrático, y hoy se baten en retirada en todo el país, en medio del desastre político de la administración Trump, y con evidentes signos de que el racismo está sufriendo una derrota histórica a manos de la izquierda norteamericana.

En USA hay unos 1 mil 600 monumentos o sitios históricos que honran la memoria de los racistas, en especial de las batallas que dieron durante la Guerra Civil del siglo XIX, o bien de sus héroes. Una de ellas, la del general Robert E. Lee, comandante del ejército esclavista sureño, fue retirada de Richmond, capital histórica de los confederados racistas.

Asimismo, la Marina de USA ha prohibido el uso de banderas de la Confederación, tradicionales entre los grupos racistas y esclavistas, y cientos de estatuas han sido retiradas de las plazas públicas en todo el territorio norteamericano. El edificio cultural del racismo está siendo demolido. En especial se han derribado, retirado o descabezado varias estatuas de Cristóbal Colón, descubridor de América y fundador del esclavismo en el continente.

El presidente Donald Trump, por su parte, ha generado sus acostumbrados twits ahora contra el pacifista Martin Gugino, quien fuera derribado por policías blancos durante una manifestación en Búfalo. Gugino fue empujado, y al caer al piso, se rompió la cabeza y comenzó a sangrar por un oído.

El presidente se permitió comentar que Gugino había caído “más rápido de lo que fue empujado”, y eso le daba base para suponer que era “un provocador Antifa” por lo cual había que precaverse. Trump se permitió comentar lo anterior mientras Gugino aún estaba en el hospital, por lo que el magnate fue objeto de duras críticas a nivel nacional.

La derecha había dominado el escenario político desde la elección de Donald Trump hace casi 4 años. Sin embargo, a fines de mayo se produjo un cambio sustancial en la correlación de fuerzas. La muerte de George Floyd a manos de un policía blanco en Minneapolis conmovió la conciencia de los movimientos negros contrarios a la discriminación, así como de todos los sectores democráticos que fueron creciendo a lo largo de las diversas etapas de la lucha por la democracia.

A los afroamericanos se sumaron prácticamente todos los inmigrantes organizados (salvadoreños, mexicanos, asiáticos, etc.) que se identificaron con la causa, y juntos formaron un torrente incontenible que arrasó con las aspiraciones reeleccionistas de Trump, y puso a los movimientos racistas (KKK, neonazis, Supremacía Blanca) a la defensiva y sin poder agruparse ni coordinarse.

Junto a los grupos de la oposición se han abierto camino los miembros del grupo Antifa (Antifascistas) integrado en su mayoría por blancos democráticos o francamente radicales, que han venido surgiendo de varios movimientos antisistema, y que tuvieron una de sus actuaciones estelares en Charlotesville, en 2017, donde pudieron desbaratar una reunión nacional de grupos racistas.

Hay que tomar en cuenta que, a la fecha, en USA han muerto más de 112 mil personas por Covid (la mayoría afroamericanos y latinos) demostrando que si bien esa enfermedad ha anidado en los países más avanzados, ha golpeado con mayor fuerza a los sectores más desprotegidos de la población.

Asimismo, la pandemia ha generado un paro gigantesco de actividades en todos los sectores (agrícola, industrial, financiero) y ha logrado llevar a más de 43 millones de trabajadores al desempleo, de tal modo que ha empujado más a la economía hacia la recesión.

El horror generado por la violencia policiaca fue el detonador de las protestas. En un momento determinado, había movilizaciones en unas 140 ciudades de USA, además de los pueblos y comunidades. La opinión pública fue girando rápidamente hacia posiciones democráticas y antirracistas.

En ese contexto, la opinión pública no olvida que Trump intentó al principio de la crisis dar un golpe de estado militar, invocando una ley antiinsurreccional promulgada en 1807, con objeto de lanzar al ejército contra los manifestantes en las calles, e imponer así “la ley y el orden”.

No obstante, el magnate no pudo generar consenso en torno a su propuesta, porque la mayoría de los líderes de opinión se opusieron a su proyecto, incluyendo a los expresidentes vivos (Bush, Clinton, Obama) y la enorme mayoría de funcionarios, líderes políticos y jefes militares en activo y retirados. Fue un fiasco.

Maniatado en sus pretensiones, con una opinión pública adversa, con miles de muertos por la pandemia y millones de desocupados, Donald Trump está por terminar sus cuatro años de mandato en medio de una de las peores crisis que se han presentado en la historia de USA. Un escenario catastrófico.

Todo se le juntó: pandemia, recesión, cesantía laboral e insurgencia del movimiento afroamericano. Un coctel del que no podrá salir vivo en términos políticos. Hoy solo cuenta con el apoyo del 39 por ciento de aprobación, contra un 57 por ciento que desaprueba su gestión

Joe Biden, virtual candidato demócrata, lo aventaja con unos 14 puntos en la intención del voto, y la tendencia marca que esta diferencia va creciendo. En USA no ha logrado la reelección ningún presidente en funciones en cuyo mandato se haya producido una recesión. Las cifras de Trump indican un decrecimiento de la economía entre 6.5 y 10 por ciento para este año.

Lo anterior demuestra que USA ya no podrá ser gobernado por movimientos racistas. La clase dirigente de USA se apresta a colocar a alguien más tolerante, más capaz, menos prepotente, con una mentalidad más amplia y abierta a la democracia. La oportunidad política de la derecha racista en USA hoy toca a su fin.

92 aniversario del nacimiento del Che Guevara

Screenshot_20200614_202129

92 Aniversario del nacimiento del Che Guevara.

Con el transcurrir de los años, la figura de Ernesto Guevara dejo de ser propiamente argentina – cubana, para convertirse en una personalidad internacional, que ya es parte del Patrimonio de la Humanidad.

Es un símbolo de rebeldía, de causas justas. Su rostro recorre el mundo y acompaña a los que luchan.

Si bien en la Argentina, la derecha durante varias décadas, se ocupó de ocultar su proyección mundial, intentando al mismo tiempo desvalorizar su condición de argentino. Lo cierto es que en la actualidad Ernesto Guevara, es junto a Carlos Gardel, Eva Duarte y Juan Domingo Perón, las cuatro personalidades argentinas más importantes del siglo XX.

El 14 de junio de 1928, en la ciudad de Rosario, Argentina, nace a las tres y cinco minutos de la madrugada, Ernesto Guevara de la Serna. Es el primer hijo de Ernesto Guevara Lynch y Celia de la Serna, quienes habían contraído matrimonio en 1927 en Buenos Aires. El nacimiento de Ernesto se produce en Rosario en forma casual. Sus padres habían salido varios días antes de la zona de Misiones donde residían con el propósito de que Celia pudiera dar a luz en Buenos Aires. No obstante, al sentirse mal y ante los síntomas evidentes del parto, deciden quedarse en Rosario, ciudad de la provincia de Santa Fe.

Después de varios días de estancia, primero en Rosario y seguidamente en Buenos Aires, los padres de Ernesto retornan hacia Misiones, donde tenían una plantación de hierba mate en la zona del puerto Caraguatay, cercano a los territorios de Brasil y Paraguay.

Después la historia es conocida por todos. El joven Guevara se enrola en el Movimiento 26 de julio en México, comandado por Fidel Castro. Al llegar a las costas cubanas y subir hacia Sierra Maestra, el Che deja su maletín de médico, para empuñar el fusil. No tardaría mucho en comenzar el mito del Che. Su valentía, proezas, disciplina y su conducta temeraria, lo fueron haciendo muy popular en toda Cuba. En pocos meses se convertirá después de Fidel, en el segundo hombre de la Guerrilla. Cada vez que se producía una acción militar innovadora, la gente decía: “Son cosas del Che”.

Con el triunfo de la revolución y sus participaciones internacionalistas, su figura lo convirtió junto a Fidel Castro, en las dos grandes personalidades de la revolución cubana.

A los 92 años de su nacimiento Ernesto “Che” Guevara es más argentino y cubano que nunca. Es un símbolo universal de los pueblos.

Lois Pérez Leira

Biografo del Che

Coordinador General de la Internacional Guevarista

Ernesto Guevara y “Calica” Ferrer anclados en Guayaquil

Por Lois Pérez Leira

La última parada en el camino hacia la frontera con Ecuador fue Tumbes, una ciudad del extremo noroeste  de este país, a 30 km de la frontera.

Nos relata Ernesto: “Acomodados con el Chofer para pagar menos, tomamos al otro día el ómnibus a Tumbes, adonde llegamos al anochecer luego de pasar, entre otras poblaciones, por Talara que es un puerto petrolero bastante pintoresco. También sin conocer Tumbes debido al asma, seguimos viaje, llegando a la frontera en Aguas Verdes y pasando luego al otro lado, Huaquillas, no sin sufrir los asaltos de las bandas que hacen el trasporte de un lado a otro del puente que marca la frontera. Un día perdido en cuanto a viaje, aprovechado por Calica para tomar cerveza de arriba”.

El 27 de septiembre de 1953 pasaron la frontera entre Perú y Ecuador. Después de los interrogatorios de rigor, por tratarse de jóvenes trotamundos, al día siguiente le visan los pasaportes. Por aquel entonces las relaciones políticas entre Perú y Ecuador eran tensas.

“Al día siguiente -nos sigue relatando Ernesto- emprendimos la marcha hasta Santa Marta. Donde tomamos un barco que nos llevo por el río hasta Puerto Bolívar, y tras toda la noche de navegación llegamos por la mañana a Guayaquil, yo siempre con asma.”

Navegaron cerca del archipiélago de Jambelí, de playas negras y aguas frías, en la actualidad habitada por pescadores y veraneantes. En las proximidades del puerto pululaban los antros del juego y la prostitución. La provincia vivía de la minería, la producción de cacao y la pesca. La distancia entre Puerto Bolívar, ubicado en la ciudad de Machala, y Guayaquil era más factible en aquellos tiempos vencerla por mar que por tierra, debido al mal estado de las vías, intransitables cuando llovía, los ríos desbordados arrasaban con todo a su paso.

Nos cuenta su compañero de viaje Calica Ferrer: “En Santa Marta tomamos un barco para Guayaquil. Era un barquito de carga viejo, con un motor quejoso, que llevaba también pasajeros. …El barco llevaba ganado y sobre el corral improvisado colgaban hamacas donde nos instalamos…Nos dio risa y miedo pensar que pasaría si dormidos nos caíamos de las hamacas.

-Yo no voy a poder dormir –asegure.

-Déjate de joder, Calica, ¿qué te crees que es esto? ¿Un crucero?

-Pero mira si me caigo arriba de las vacas…

-Y bueno, se te clavara un cuerno en el traste, más que eso no te va a pasar – se rio Ernesto y su risa contagiosa hizo otra vez el efecto deseado. Me empecé a reír yo también y me dije bueno, ya estoy jugado, ¡a dormir!”

Al llegar a Guayaquil se encuentra nuevamente con su amigo Ricardo Rojo, el “Gordo” como lo llamaban en confianza, este nos cuenta en su libro “Mi amigo el Che”: “El grupo aumento con otros tres estudiantes argentinos, los tres de leyes Oscar Valdovinos, “Gualo” García y Andro Herrero. Ellos habían llegado a Guayaquil pocos días antes, y leyeron la noticia perdida en un diario que anunciaba el arribo a la ciudad de un argentino exiliado, con dos amigos más… Nos encontramos en la Universidad, nos dijimos nuestras señas, y descubrimos al mismo tiempo que el estado general de las finanzas personales era calamitoso. En consecuencia, en ese mismo momento que nos conocimos, decidimos vivir todos juntos, en una sola pieza de una casa de madera. Muy cerca del puerto. Era un cuarto con dos camastros. El uso de las camas  se obtenía por riguroso orden de llegada, y a la madrugada siempre había cuatro cuerpos tendidos en el suelo, apenas envueltos por una sabana.”

Tanto el “Gordo” Ricardo Rojo como sus amigos tenían como meta llegar a Guatemala, para presenciar la revolución que encabezaba Jacobo  Arbenz.

La modesta pensión de María  Luisa, había sido una mansión lujosa, a orillas del río Guayas. Quedaba signada con el número 199,   del barrio de Las Peñas, el más antiguo de la ciudad. El barrio de estilo colonial, se encuentra ubicado en las faldas del cerro Santa Ana.

Doña María Luisa para sacarle mayor rendimiento a las habitaciones, las tenias subdivididas con cajones de madera y empapeladas con diarios viejos.  De aquella casa de huéspedes, se divisaba la ciudad y el río.

Ricardo Rojo nos relata cómo era aquel puerto por aquellos años: “Nadie que no haya estado alguna vez en Guayaquil podrá afirmar que ha conocido el trópico. Emplazada sobre el rio Guayas, 64 kilómetros mas arriba de la desembocadura de este en el océano, la ciudad está a menos de un pie sobre el nivel del mar. En  todas las direcciones, rodean la ciudad los manglares, las aguas estancadas y proliferan las enfermedades clásicas, el paludismo, el parasitismo intestinal y la fiebre amarilla.”

El grupo era tan numeroso que se dividían para realizar distintas actividades, algunos paseaban por el malecón del rio, otros jugaban al ajedrez o visitaban lugares de interés turístico o social. Ernesto mataba el tiempo perdido juagando el ajedrez. También recorrió en profundidad la ciudad y las inmediaciones.

El propio Ernesto nos sigue contando en su libro de apuntes: “…conocí a un muchacho Maldonado, que me conecto con gente medica, el doctor Safadi, psiquiatra y bolche, como su amigo Maldonado. Por intermedio de ellos me conecto con algún otro especialista de lepra. Tiene una casa de reclusión con 13 personas en condiciones  bastante precarias y con poco tratamiento especifico. Los hospitales por lo menos son limpios y no del todo malos.”

Como señala Guevara conoció a los doctores Jorge Maldonado Reinilla y Fortunato Safadi, ambos de ideas comunistas. Ellos lo relacionaron con médicos especialistas. Con los mismos recorrió el puerto. Realizó una excursión por sus riberas. Luego agrega: «Conocí el domingo unos lugares de la costa parecidos a cualquier zona lluviosa con ríos inundables, pero el viaje fue particularmente interesante por la compañía del Dr. Fortunato Safadi», escribió en su libreta de notas.

El doctor Fortunato Safadi Emén, era el director -en la década del 50- del Hospital Psiquiátrico Lorenzo Ponce. Era una figura muy destacada de la ciudad, tanto por su formación académica, como por su intensa actividad política. Fue uno de los pioneros de la fundación del Partido Comunista del Ecuador.

El objetivo de Ernesto y Calica era llegar a Caracas, donde los estaba esperando Alberto Granado, compañero del primer viaje de Guevara, por el continente. Antes de su salida de Buenos Aires, ambos amigos  solicitaron varias cartas de recomendaciones. Esa era una de las normas de todo trotamundos,  por si había que recurrir a algún contacto, que los pudiera sacar de un apuro, darle alojamiento o trabajo. En este caso Celia, la madre de Ernesto, era  amiga de la escritora, cantante y compositora argentina  Corina del Parral Durán,  la  segunda esposa del presidente del Ecuador,  Velazco Ibarra. Velazco había vivido en varias oportunidades exiliado en la Argentina. Fue en una de esas etapas que conoció a Corina y se casaron. Con esa carta bien guardada,  esperaban contar con el apoyo del Presiente del Ecuador, en caso de necesidad.

Una de las pocas actividades sociales del grupo, fue  la participación de un baile que organizaba  la Federación de Estudiantes  Universitarios del Ecuador (FEUE).

Esta organización estudiantil  había sido impulsada por Federación Juvenil Comunista en 1942. Los argentinos se pusieron las pocas ropas de verano que aún le quedaban y el grupo disfruto de la generosa invitación de esta organización. Esa noche no falto la comida y la  cerveza gratis. Alguno de ellos -según cuentan los protagonistas-, consiguió  seducir  alguna de las jóvenes estudiantes, contando las odiseas de su viaje.

Tanto Ernesto como Ricardo Rojo y Valdovinos estaban muy interesados en contactar con el mundo político e intelectual de Guayaquil.

Taboola – Body

Gracias  a Safadi y Maldonado lograron  ese propósito. Hilda Gadea recuerda en su libro de memorias algunos comentarios que le había realizado Ernesto, sobre su paso por esta ciudad: “Allí Ernesto conoció a muchos dirigentes de la Juventud Comunista y diversos intelectuales, entre ellos Jorge Icaza, con quien converso largamente sobre el problema campesino, quien le regalo su obra Huasipungo, libro que Ernesto me regalo después.”

Jorge Icaza Coronel  después de graduarse en la Universidad Central del Ecuador   en Colombia, trabajó como escritor y director teatral. Ya había escrito seis obras teatrales, cuando en 1934 fue publicada su más célebre novela, Huasipungo que le daría fama internacional y que lo llevaría a ser el escritor ecuatoriano más leído de la historia republicana. Es considerado como uno de los máximos representantes de la narrativa indigenista del siglo XX.

Según los recuerdos del periodista ecuatoriano José Guerra Castillo, quien conoció a Ernesto Guevara, durante su paso por Guayaquil. En distintas entrevistas señaló que tuvo la oportunidad de conocerlo porque llegó a la casa de su amiga Ana Moreno de Safadi, esposa de Fortunato Safadi. Quien lo llevó a casa de los Safadi fue el Dr. Jorge Maldonado Renella, quien en ese tiempo pertenecía al partido comunista.

Además de las personas  que tuvieron contacto con el Che, como recuerdo de esa visita está la foto que le tomó Miguel Jordán. Guerra asegura que “esta es la única que existe del Che en Guayaquil, nadie más tiene fotografías”. El periodista y dramaturgo explica cómo fue capturada la imagen: “Se tomó esta fotografía aquí de pura casualidad. Había una panga (embarcación) en un muelle que se encontraba donde pusieron el año pasado el árbol de Navidad. Miguel Jordán, me vio,  me llamó: oiga don Pepito, ¿no quiere ir a pasear por el río un ratito? Yo le digo: sí, pero tengo un compromiso con un amigo argentino; y él me dijo tráigalo entonces, que venga. Yo fui donde el doctor Guevara que estaba en la primera puerta de la casa de Las Peñas y lo invité a la panga. El Che era un gran nadador, su madre había sido campeona de natación; entonces preguntó si no era peligroso bañarse en el río. Le indicaron que no, mientras ya no subiera la corriente para vaciar el río, que es muy fuerte. Él se bañó, se agitó y como sufría de ataques de asma, le dio un ataque. Por eso está –en la fotografía-en esta actitud yacente respirando con dificultad”.

De acuerdo con el testimonio del periodista José Guerra Castillo, el Che disfrutaba los tangos que cantaba Carmen Rivas en radio El Mundo, emisora propiedad de Gabriel Vergara Jiménez.

La propia cantante Carmen Rivas conocida como la Libertad Lamarque ecuatoriana, declaró  que el Che tenía una magia especial en los ojos y en su forma de hablar al referirse a Latinoamérica y los problemas sociales que la aquejaban.

A Ernesto le llamaban la atención las letras de los tangos, su contenido poético. Como desafinaba cuando cantaba, pero tenía muy buena memoria, muchas de  las letras se las sabía y de vez en cuando las recitaba entre amigos.

Tanto Ernesto con el resto de los muchachos estaban en una situación económica límite. Pasaban los días y no conseguían dinero para pagar la mísera pensión. En una carta a su madre  escrita el 21 de octubre le dice con humor: «Tu traje, tu obra maestra, la perla de tus sueños, murió heroicamente en una compraventa, y lo mismo sucedió con todas las cosas innecesarias de mi equipaje, que ha disminuido mucho en beneficio de la alcanzada (suspiro) estabilidad económica del terceto.»

El Gordo Rojo y Valdovinos consiguieron por esos días un barco, para trasladarse a Panamá por tan solo 35 dólares. Pero el Capitán del  barco no podía llevar más tripulantes. El resto tenía que esperar otra oportunidad.

Por la noche el tema de conversación recurrente era el proceso revolucionario de Guatemala. En una de esas charlas surge la propuesta de García, para que Ernesto y  Calica cambiaran de rumbo y en vez de que se fueran a Venezuela,  se trasladaran con ellos, a vivir los acontecimientos de Guatemala.

Ernesto le relata a su madre en una carta: “Caminábamos un poco añorando a la amada patria, Calica, García (una de las adquisiciones) y yo. Hablábamos de lo bien que estarían los dos componentes del grupo que habían conseguido partir para panamá (…) El hecho es que García, como al pasar, largo la invitación de irnos con ellos a Guatemala, y yo estaba en una especial disposición psíquica para aceptar. Calica prometió dar su respuesta al día siguientes y la misma fue afirmativa, de modo que había cuatro nuevos candidatos al oprobio yanqui”.

Lo que empezó como un chiste, término haciéndose realidad. Ahora el problema seguía siendo la falta de dinero y la posibilidad de conseguir la visa de entrada a Panamá, para luego pasar a Guatemala. Esta era la vía más segura, ya que Colombia estaba bajo el gobierno dictatorial de Gustavo Rojas Pinilla, que había dado un golpe militar, el 13 de junio de 1953.

Enterados de que el Presidente del Ecuador  Velazco Ibarra, iría de visita a Guayaquil, para inaugurar unas obras, a Ernesto y a Calica se les ocurre, que era el momento de intentar solicitarle una entrevista y entregarle la carta de recomendación que traían. Los dos amigos se afeitaron y se pusieron las mejores ropas. Luego se trasladaron hasta el hotel donde se alojaba el Presidente.  Después de una larga espera, los atiende el jefe del ceremonial de apellido Anderson, que les filtra el vínculo con el presidente. Tras contarle sus necesidades y el motivo del pedido de audiencia, de forma cortante les responde, que el presidente estaba muy  atareado, para  molestarlo con esas cuestiones.

Los dos amigos se miraron con cara de fracaso y regresaron a la pensión, con la sensación de que una puerta grande se había cerrado.

Ante la falta de dinero para comprar el billete a Panamá, los cuatro amigos que aun no habían partido recorrían el puerto intentando convencer a algún capitán de barco, que por canje de trabajo, los pudiera llevar a todos.

Carlos “Calica” Ferrer en los momentos libres se enganchaba para jugar al futbol, en algún partido improvisado, en las cercanías del puerto. Al verlo jugar, le ofrecieron si quería ir a Quito, a probarse en un equipo de futbol, de la liga profesional de este país. La oferta incluía el traslado en camión hasta la capital. Calica intenta en vano convencer a Ernesto para que sumara al viaje. Al final acordaron que se fuera Calica y si la cosa salía bien, luego en caso de no conseguir el barco a Panamá, se trasladaría a Quito. Así fue como los dos amigos se despidieron y nunca más se volvieron a encontrar.

Ernesto le escribe a Celia su madre:

“Te escribo la carta que leerás vaya a saber cuándo desde mi nueva posición de aventurero 100 %. Mucha agua corrió bajo los puentes luego de mi última noticia epistolar.

 (…) se iniciaron nuestras desdichas en los consulados, llorando todos los días para conseguir la visa a Panamá, que es el requisito que falta, y después de variadas alternativas con sus correspondientes altibajos psíquicos pareció decidirse por el no. Tu traje, tu obra maestra, la perla de tus sueños, murió heroicamente en una compraventa, y lo mismo sucedió con todas las cosas innecesarias de mi equipaje, que ha disminuido mucho en beneficio de la alcanzada (suspiro) estabilidad económica del terceto.

Lo concreto es lo siguiente: si un capitán semiamigo accede a hacer la matufia necesaria, podremos viajar a Panamá García y yo, y luego el esfuerzo mancomunado de los que llegaron a Guatemala, más los de aquel país, remolcarán al rezagado que queda en prenda de las deudas existentes; si el capitán de marras se hace el burro, los mismos dos compinches seguirán con rumbo a Colombia, quedando siempre la prenda aquí, y de allí partirán con rumbo guatemalteco en lo que dios todopoderoso ponga incauto al alcance de sus garras. Guayaquil, 24, tenemos la visa a Panamá. Salimos mañana domingo y estaremos el 29 a 30 por allí. Escribí rápido al consulado. Ernesto.

Solo quedaban tres del grupo: “Gualo” García, Herrera y Ernesto. Calica se había marchado para Quito.

Herrera decide quedarse en Guayaquil como enlace, expresando que sería más fácil conseguir viajar dos, que los tres en el barco.

Mientras Ernesto y Gualo sieguen los intentos de conseguir las visas y el barco, atraca en el puerto, una nave de la marina argentina: “Me encontré sin embargo con el Cónsul que me invito a visitar un barco argentino. Nos trataron bastante bien y nos dieron yerba, pero el Cónsul me hizo formar religiosamente los 10 sucres de lancha. Es una barcaza del tipo de la Ana G de gran recuerdo para mí. (…) Hoy comimos con García en el barco argentino, nos trataron a cuerpo de rey, nos regalaron cigarrillos americanos y tomamos vino, amén del puchero. El resto del día en 0”. Comenta Guevara en su  diario de apuntes. Durante su visita al barco se entera de casualidad por intermedio de un  diplomático  argentino -que había conocido en Chile- que también estaba de visita, que su tía  Edelmira de la Serna, había fallecido. Edelmira era la hermana de Celia y estaba casada con Ernesto “Pato” Moore. Ernesto les envía una carta a su tío, que presumiblemente fuera enviada por correo por Adro Herrera unos días después de la partida de Ernesto.

Guayaquil 28/10/53

Querido Pato: 
Te escribo desde esta ciudad ecuatoriana sin reponerme de la dolorosa sorpresa que me dio el hermano de Trevino, con quien me encontré de casualidad en un barco argentino que había ido a visitar.

La carencia absoluta de noticias de mi casa hicieron posible el que ignorara lo ocurrido.

Me imagino el golpe que para los muchachos y vos habrá sido la muerte de la pobre Edelmira y, aunque a la distancia, quiero acompañarlos en lo posible, hacerles saber que en este mal trance, están junto a Uds. los parientes que, como yo, estaban un poco alejados del trato diario con ella.

Es muy difícil llevar unas palabras de aliento en circunstancias como ésta y más lo es para mí, que por razones emanadas de mi posición frente a la vida, no puedo siquiera insinuar el consuelo religioso que tanto ayudé) a Edelmira en sus últimos años. Sólo puedo recordar frente a la muerte de la mujer y la madre, los años de cariño que brindó mientras vivió, entregándose completamente a la familia que era su gran tesoro y su fuente de alegrías en los últimos años. Pero es tonto que vaya yo a hacer su panegírico.

Me acerqué a ustedes para mostrarles mi pena, ahora creo que lo mejor es no tocar más ese punto.

Un gran abrazo para vos y tus hijos, con todo cariño de tu sobrino. Ernesto.

Esta carta va por vía de mi casa porque desconozco tu dirección exacta.

Al fin consiguen que el capitán del barco “Guayos”, que llevaba  chatarra para la empresa de navegación  United Fruit Company, decide  embarcar a los dos argentinos hasta Panamá. El capitán era un italiano que admiraba a la Argentina, donde tenía familiares. Ernesto le envía un telegrama urgente a Calica: “Llego el barco, nos embarcamos en cuanto carguen”. A Calica le es imposible reencontrase con sus amigos. Años después es el  propio Calica  quien reflexiona: “A través de los años fui comprendiendo la fuerza del destino. Tal vez el mundo se habría quedado sin el Che si ese barco no hubiese llegado y él se  hubiese venido conmigo a Caracas”.

El barco de cabotaje “Guayos” cargado de chatarra, partió del Guayaquil, el domingo 25 de octubre.

Adro Herrera relata en una carta la partida de Ernesto y Gualo: “He quedado solo, solitario y taciturno como el mar, como dice el poema. Los muchachos salieron, en un final más reñido que clásico burrero. Pocas horas antes de que el barco saliera, no teníamos el dinero y sospechábamos que no podrían salir de la pensión sin pagar. A último momento Monasterio, el venezolano, consiguió 500 sucres y con el convencimos a María Luisa de que dejaran salir a los muchachos. Y zarparon. Yo quede responsable de los muertos”.

Aquel domingo de calurosa primavera tropical, el barco partió para la próxima parada, en el propio territorio ecuatoriano, el puerto de Esmeraldas.

“Ya en el mar paso revista a estos últimos días. (…) El instante de las despedidas siempre frio, siempre inferior a lo que uno espera, encontrándose en ese momento incapaz de exteriorizar un sentimiento profundo. Ahora estamos en un camarote de primera, que para los que pagan será malo, pero para nosotros ideal…” Escribe en su libro de apuntes.

Ernesto en el barco recuerda su época de enfermero de YPF, en la marina mercante argentina. Disfruta de mirar el mar y la costa que se divisaba a lo lejos. Mientras Gualo sufre mareos y algún que otro vomito, por los movimiento continuos del barco. En camino a Panamá, tenían que atracar en Esmeraldas, el último puerto de Ecuador muy cercano a Colombia.: “…al día siguiente – relata Ernesto- en Esmeraldas hicimos el gran derroche y nos patinamos un dólar para  visitar todo el pueblito y sellar la salida del país. Desde allí el barco se encamino hasta el puerto panameño de Balboa, donde desembarcaron el 29 de octubre de 1953.

 

Bibliografía Consultada:

Anderson, Jon Lee. Che Guevara. Una vida revolucionaria. Barcelona: Anagrama (1997).

Cónstenla Julia,  Albún del Che, Editorial Edhasa, Mayo 2007 España.

Castañeda Jorge G. Compañero, vida y muerte del Che Guevara. Vintage Español, Octubre 1997.

Ferrer Carlos “Calica”, De Ernesto al Che. Editorial Marea, Buenos Aires, 2012

Gadea Hilda, Che Guevara: los años decisivos. Ediciones Dinosaurio. Lisboa 1996.

Guevara Ernesto, Otra Vez, Casa Editora Abril. La Habana 2005.

Guevara Ernesto. Carta a la madre, Guayaquil 21 de octubre de 1953.

Guevara Ernesto. Carta a su tío Ernesto “Pato” Moore.  Guayaquil 28/10/53

Ernesto Guevara. Carta a Jorge Ferrer. Guatemala 5 de enero de 1953.

Guevara Linch, Ernesto. Mi Hijo el Che, Editorial arte y literatura. Ciudad de La Habana, 1988.

Herrera Adro, carta.

Rojo Ricardo. Mi amigo el Che, Editorial Sudamericana, Buenos Aires 2006.

Taibo Ignacio. Ernesto Guevara, también conocido como el Che. Editorial Planeta. 2007.

Entrevista de Lois Pérez Leira a  Carlos “Calica” Ferrer, 2012.

Entrevista de Lois Pérez Leira a Alfredo Gabela 2009.

www.eluniverso.com/2004/06/26/0001/1065/53C6D156F70D44D08A02DBDF50EDD261.html

http://www.eluniverso.com/2004/06/24/0001/261/F53CDA8296B04701829127ACB1F48B11.html

http://www.martinoticias.com/content/article/15199.html

http://www.andes.info.ec/es/noticias/recorrido-61-anos-despues-pasos-ernesto-che-guevara-guayaquil-1a-parte.html

Ernesto Guevara recorre por primera vez El Salvador

Che-y-gualo

En camino a Guatemala para ser bautizado como “Che” hace un primer recorrido por el Salvador

Durante algunos meses Guevara, Gualo García y Valdovinos recorren en parte juntos o por separado varios países centroamericanos para encontrarse en Guatemala, que era el destino por ahora final. En aquel país había un proceso revolucionario y era importante vivirlo de cerca.

Ernesto Guevara en su viaje hacia Guatemala pasa el lunes 21 de diciembre de 1953 por Honduras, donde recorre casi sin parar, este país. En esta parte del viaje continua con dos jóvenes argentinos, Eduardo “Gualo” García, estudiante de abogacía de la Ciudad de la Plata  y Domingo Beberaggi.

Mientras que el “Gordo” Rojo y Walter Beberraggi compañeros de aventuras  viajaron también a Guatemala, pero por otra vía, para luego reencontrarse.

Tras recorrer Honduras sin demasiadas incidencias entran en el Salvador, en un Ford 1947 con placa de “la Universidad de Boston”,  según Guevara, conducido por Domingo Beberaggi.

Por aquel entonces gobernaba la República de El Salvador el Teniente Coronel Óscar Osorio Hernández, un militar populista y progresista. En las elecciones de 1950, se presentó como candidato del Partido Revolucionario de Unificación Democrática.

Durante su periodo se le conoce como la ‘’época de oro” ya que el auge del café permitió al coronel Oscar Osorio y a su Partido Revolucionario de Unificación Democrática. Dará  un mejoramiento de la vivienda y la salud de la clase obrera. Una nueva Constitución proporcionó los derechos de las mujeres en 1950.

“Tenía tan solo 20 dólares. Del lado de Honduras  debimos pagar. Seguimos  hasta cruzar toda la estrecha  franja de este país  caímos en  la otra frontera pero no podíamos pagar porque resultaba muy caro. Dormimos a la intemperie en unas colchonetas de goma. En una bolsa de dormir, yo. Cruzamos los primeros la frontera y seguimos rumbo al norte. El viaje era muy lento por la cantidad de  pinchada que nos habían dejado los repuestos asquerosos. Llegamos a San Salvador  y nos dedicamos a gorronear las visas, cosa que nos resultó factible por intermedio de la Embajada Argentina. Seguimos viaje hasta alcanzar la frontera donde pagamos el sobreprecio con unas libras de café; al otro lado nos costó una linterna pero ya estábamos encaminados, aunque con 3 dólares en el bolsillo. Domingo tuvo sueño y nos quedamos a dormir en el auto.” Nos relata Guevara.

Durante el recorrido Domingo estaba preocupado por la venta del coche, temía que por el hecho de tener matrícula norteamericana, podía ser un impedimento para venderlo. En el trayecto le contó a Ernesto y a Gualo cono fue a parar exilado a Uruguay. Sin documentos  y desde este país salió con una carta de identidad uruguaya, donde se dejaba constancia de que era de nacionalidad argentina.

La estancia de los amigos en la capital, San Salvador fue muy corta. Aunque Ernesto como era su costumbre aprovechó para recorrer algunos lugares históricos. La ciudad está ubicada en un valle, rodeada de montañas y con clima cálido todo el año. Mientras los tres argentinos en el Ford avanzaban por la Panamericana aun sin asfaltar

Poco fue el tiempo que pasaron  en este país se calcula que el 23 de diciembre salieron rumbo a Guatemala. El 24 de diciembre por la mañana llegaron a la pensión donde vivía su amigo Oscar Valdovinos  y Luzmila. Esa noche de navidad la pasaron en la casa de Juan Rothe un ingeniero agrónomo que estaba casado con una argentina.

Ese día como relato Ernesto “chupo mucho” al otro día tuvo las consecuencias con su eterna enfermedad el asma.

Continuara.

El Che Guevara en prada

En memoria de mi amigo José Gómez Abad ”Diosdado” protagonista destacado,  de esta historia junto al Che.

 El 21 de noviembre de 1965 cuatro días antes de la instauración del control absoluto de Mobutu en Leopoldville, la capital congolesa; la Columna Internacionalista de más de un centenar de combatientes encabezada por el Che,  emprendió la retirada del Congo y cruzó el lago Tanganica hacia Tanzania. Después de tres meses de permanencia en aquel país africano, el Che decidió trasladarse a Praga, capital de la antigua República Socialista de Checoslovaquia, y permanecer allí mientras se creaban las condiciones para reorientar su estrategia revolucionaria. En el pensamiento del Che estaba como destino Bolivia, para terminar finalmente en su país, la Argentina. 

Antes de realizar el viaje a Praga desde Cuba viaja Dr. Luis Carlos García Gutiérrez  “Fisín” odontólogo, integrante de los servicios de inteligencia cubanos, para cambiarle su apariencia física. Le confeccionó una prótesis dental superior e inferior superpuesta a su dentadura, un chaleco para encorvarlo y no apareciera tan erecto. También unos elevadores interiores en los zapatos para aumentarle la estatura, y eliminarle el pico o remolino del cabello en la cabeza.  La vestimenta era de traje y corbata, anteojos  y un sombrero. José Gómez Abad autor del libro “De cómo el Che burlo a la CIA” nos relata la salida de Tanzania rumbo a Checoslovaquia: “En el mes de marzo de 1966, en horas de la noche, y en compañía de Ulises Estrada, el Che utiliza un pasaporte cubano, para viajar de Tanzania a Praga, con escala en El Cairo y en Yugoslavia. Este traslado del comandante Guevara con enmascaramiento, no fue tampoco detectado por los Servicios de Inteligencia de la Organización del Tratado del Atlántico del Norte (OTAN). Una vez más eran burlados, perdiéndole el rastro. En su enmascaramiento físico el Che utilizó espejuelos, no así en el pasaporte, pues en aquella época, para expedir un pasaporte cubano, se exigía que la fotografía fuese sin espejuelos.  Estas medidas de seguridad adoptadas con el Che no eran exageradas, pues se sospechaba que la CIA tuviese indicios de la permanencia de él en África y, en especial, en el Congo.”.

LOS PRIMEROS TIEMPOS CON ULISES ESTRADA

Al llegar  a Checoslovaquia fueron recibidos por José Luis Ojalvo, representante cubano en este país quien los alojó en un pequeño apartamento del centro de la Capital. La entrada de ambos revolucionarios fue secreta. Guevara no quería que los servicios de inteligencia checos supieran de su presencia. Creía que si los checos conocían su estancia se enteraría la CIA. Con el triunfo de la revolución Cuba consigue que el gobierno Checo le conceda algunas casas de seguridad, con el fin de ser utilizadas por los miembros de gobierno cubano, que se trasladan a Europa y necesiten hacer escalas operativas en Praga. En esta larga permanencia de cuatro meses en Checoslovaquia, Guevara logra rearmar sus planes revolucionarios, después de la frustrante experiencia en el Congo. Ulises Estrada nos cuenta su llegada  a este país: “En Praga nos atendió el compañero José Luis Ojalbo, nuestro contacto con los órganos de la Seguridad checa, quien nos alojó en un pequeño apartamento situado en una azotea que le habían entregado los checos para el tránsito de los revolucionarios que clandestinamente viajaban a y desde Cuba. El apartamento constaba de un cuarto con dos camas, una mesita, una cocinita y un pequeño baño, que era utilizado por compañeros de menores responsabilidades políticas, por lo que no era lógico sospechar que allí se encontraba el Che. Durante los primeros dos días me hice cargo de la limpieza, de hacer el café, preparar el agua caliente para la hierba mate que él tomaba, y de cocinar los alimentos ligeros. Luego él distribuyó el trabajo, y comenzamos a turnarnos en la ejecución de estas tareas domésticas. De vez en cuando, en horas de la noche, salíamos con José Luis a algún restaurante en las afueras de Praga, o dábamos un paseo en auto por la ciudad.

El Che me prohibió decirle comandante y me pidió que lo llamara solamente por el nombre de su pasaporte «Ramón», pues los checos sabían que esa era una casa que utilizaba la Inteligencia cubana, y podían tener colocados micrófonos ocultos, y de enterarse quién era él, de alguna manera podría llegar la información a la CIA.

Me costó mucho trabajo decirle Ramón y tratarlo de tú, de igual a igual, pero al fin tuve que adaptarme y entender que debíamos tomar todas las medidas de seguridad posibles.

En Praga fui testigo del intenso intercambio de mensajes entre el Che y Fidel, por vía secreta o a través de Papi, que servía de enlace, y de sus conversaciones con este último, bien cuando iba o venía de La Paz o de La Habana. Pasábamos el tiempo jugando ajedrez, o bien él leía, siempre con un tabaco entre sus labios. Yo escuchaba música de los únicos dos discos que teníamos: uno de Miriam Makeeba, que le gustaba mucho, y otro de los Beatles, que al principio le disgustaban, pero luego de oírlos varias veces llegaron a gustarle tanto que me pedía se los pusiera. Conversábamos de muchos temas: la guerra en la Sierra Maestra, el papel de Fidel, que fue quien maduró en él las ideas socialistas; la victoria, la etapa del sectarismo, las perspectivas del Ejército Rebelde… La discriminación y la autodiscriminación racial en Cuba, la necesidad del desarrollo industrial como forma única de consolidar la revolución. Mientras los refrescos que hacemos sepan a jarabe medicinal, no habrá revolución, me decía.

El antiimperialismo era una divisa inseparable de su pensamiento político. En una ocasión pedí me compraran cigarrillos y José Luis me trajo unos norteamericanos. Mientras fumaba, el Che me observaba constantemente hasta que me preguntó por los cigarrillos. Al mencionarle la procedencia me dijo en un tono jocoso: ¿No podías fumar unos cigarros menos imperialistas? Los cambié por cigarrillos ingleses y entonces me dijo: Bueno, esos al menos son menos imperialistas. Las salidas nocturnas quizás cambiaron el curso de mi vida revolucionaria. En los restaurantes las camareras se fijaban mucho en mi físico, les llamaba la atención mi piel negra y el abundante pelo que entonces adornaba mi cabeza, así que me tocaban una y otra vez. Un día el Che me dijo que por ser negro llamaba mucho la atención, y que por esa razón podían descubrirlo. Entonces me orientó pedir a Piñeiro que le enviara un compañero de piel blanca para que lo acompañara en Praga. Fue cuando llegó Juan Carretero, «Ariel», con una importante misión especial. Él me reemplazó durante unos días, hasta que Alberto Fernández Montes de Oca se quedó como el acompañante permanente del Che. Posteriormente salieron de la ciudad y se alojaron en una finca. Harry Villegas, «Pombo», y otros compañeros se incorporarían después.” Por medidas de seguridad, el Che fue trasladado posteriormente a otra casa en las afueras de Praga, en la localidad de Ládvi.  En aquella  vivienda de campo a la afueras de la ciudad lo acompañaron Alberto Fernández Montes de Oca (Pancho) Carlos Coello (Tuma) y Harry Villegas Tamayo (Pombo). En 1964 Tamara Bunke Bíder más conocida como “Tania” había estado varios meses en esa casa, antes de viajar a Bolivia. El propio José Gómez Abad “Diosdado” había sido el encargado de preparar a “Tania” para su viaje al país del altiplano. La diferencia de casi dos años entre las permanencias de ambos en Praga, desmienten categóricamente los falsos rumores, de que hubiera existido un romance entre ellos, en la propia Checoslovaquia. A finales del mes de abril de 1966 “Diosdado”  recibe una llamada telefónica de  Manuel Piñeiro quien le ordena que lo fuese a ver a su oficina.  Mirándolo fijamente le dijo: “El Che se encuentra clandestino en Praga desde el mes pasado, procedente de África; debes viajar de inmediato a verlo y ponerte a su disposición para todo lo que requiera.”

En horas de la madrugada del otro día, poco antes de ir hacia el aeropuerto, Diosdado se persono en la casa de Piñeiro. Allá el “Gallego” como lo llamaban a Piñeiro  le entregó varios sobres cerrados, indicándome se los diera personalmente al Che, así como que durante el viaje los llevara encima y que bajo ninguna circunstancia se dejara registrar corporalmente en la escala que el avión haría en Gander, Canadá, en el vuelo Habana-Praga. El propio Gómez Abad nos cuenta: “Puntualizó la misión expresándome que a pesar de la insistencia del Comandante en Jefe, de él y de otros compañeros, para que el Che regresara, este se mostraba renuente a regresar a Cuba, que era donde mejor podía organizar sus planes futuros. Piñeiro agregó que la idea del Che era trasladarse a un país intermedio de Europa Occidental, donde esperaría, para luego trasladarse a América Latina. Sobre este último aspecto, me orientó que cuando hablara con él, con mucho tacto y argumentos profesionales, tratara de convencerlo del enorme riesgo que esa decisión suya acarrearía a su persona y quienes lo acompañasen, así como las dificultades operativas y engorros logísticos para mantener un vínculo clandestino estable con él en esas condiciones y en el país al que decidiera trasladase…Al llegar a Praga, José Luís (Ojalvo) nuestro representante en Checoslovaquia, me estaba esperando en el aeropuerto. De inmediato nos dirigimos en su auto al lugar donde se encontraba alojado el Che… Tan pronto el auto atravesó el portón del jardín y al vernos bajar, fue el propio Che quien nos abrió la puerta de la casa, pues nos vio desde la ventana de su habitación en la segunda planta. José Luís me lo presentó como el compañero Ramón [forma encubierta como se le llamaba]  y a mí como Diosdado, de la oficina del comandante Piñeiro. Nos estrechamos las manos sin decirnos nada. Ya dentro de la casa expresó que sabía vendría a verlo un compañero. Se interesó por saber cómo había hecho el viaje y si le traía correspondencia, y procedí a entregarle los sobres que para él llevé guardados en mi chaqueta.  Nos invitó a subir a la segunda planta, señalándome la habitación donde dormiría, coincidentemente la misma que había utilizado en mi estancia anterior cuando estuve con Tania, aunque ahora tenía varias camas personales en lugar de una. La otra habitación la ocupaba el Che, y era la que utilizó Tania. Me preguntó por el tiempo que duraría mi estancia en Praga, respondiéndole que era él quien debía determinarlo, de acuerdo con los asuntos que deberíamos tratar. Sugirió que en el próximo vuelo podría regresar a Cuba….Poco después José Luís se retiró y el Che, poniéndome una mano sobre el hombro, me dijo que fuésemos al jardín a conversar, haciendo a la vez un gesto con los dedos de la mano, que sugería sospechaba existiesen micrófonos instalados dentro de la habitación. Sobre su proyectado viaje a Francia le expresé que no lo consideraba prudente. En primer lugar argumenté que estimaba que si bien en Praga podía ser detectado, mucho más podría serlo en un país capitalista, con la diferencia de que donde estábamos solamente quedaría como detectado, mientras que en ese otro país, podría ser detenido o seguir su pista sin él saberlo, detectar sus movimientos, contactos y detenerlo cuando lo decidieran. De suceder esto último, en su caso no existiría ninguna justificación legal para permanecer clandestino con documentos falsos en ese otro país, por lo que el escándalo sería inmenso. Continué esgrimiendo, ante su preocupación de ser detectado, que podía serlo en cualquier lugar en que se violasen las medidas de seguridad.”  Durante las conversaciones  que “Diosdado” mantuvo con el Che, el objetivo era convencerlo de que no se fuese a otro país, sobre todo a uno capitalista. Fidel consideraba que debía regresar a Cuba para preparar su fututo proyecto revolucionario. La negativa de Guevara  de retornar a La Habana, estaba vinculada  al haber hecho pública su carta de despedida, que leyó el Comandante en Jefe, en ocasión del Primer Congreso del Partido Comunista. En una carta enviada por Fidel Castro en junio de 1966 para convencerlo de la necesidad de su retorno le dice al Che:

“En los días en que aquí parecía inminente una agresión, yo sugerí a varios compañeros la idea de proponerte que vinieras, idea que realmente resultó estar en la mente de todos. El Gallego (Manuel Piñeiro) se encargó de sondear tu opinión (por la carta a Bracero, veo que tú estabas pensando exactamente igual). Pero en estos precisos instantes ya no podemos hacer planes en ese supuesto, porque, como e explicaba, nuestra impresión ahora es que de momento no va a ocurrir nada.”

Diosdado hizo todo lo posible para persuadir al Che de que regresara a Cuba como le sugería Fidel Castro en su carta. Mientras tanto coordinaba con Guevara los aspectos técnicos para organizar su salida de Praga. “Durante las cuatro noches que estuve en Praga – nos sigue relatando Diosdado- en este último viaje, los tres que permanecimos en la “finca” mantuvimos una relación familiar y de tipo campaña. El Che se encargó de organizar la faena diaria. José Luís se encargaba de los suministros y el resto de las tareas tuvimos que realizarla los allí presentes. Individualmente cada cual tenía que arreglar y limpiar su habitación; quien utilizara el baño debía dejarlo limpio y seco. La preparación del desayuno, almuerzo y comida, le correspondía diariamente a cada uno de forma rotativa, incluyendo p la tarea culinaria, dos a Pachungo y una a mí. Me resultó extremadamente revelador de las cualidades del Comandante, la sencillez y modestia con que realizaba estas tareas domésticas. En forma jocosa fue su iniciativa apodar a quien le tocaba la parte culinaria como “Jusefa”, forma como los gallegos acostumbran a pronunciar a las mujeres nombradas Josefa, muchas de las cuales en Cuba, por su origen humilde, se dedicaron antes de la Revolución al servicio doméstico. El Che exigía, además, ponerse el delantal y estar expuesto a asimilar las bromas que en tal sentido se hicieran. Relato esta anécdota, ya que evidencia la faceta humana, colectivista y su sentido del humor. Los momentos de sentarnos a la mesa eran de disfrute, alegría y jovialidad. Cuando le tocó servir al Che, se puso una servilleta en el antebrazo izquierdo simulando ser un camarero, dirigiéndose a los que estábamos sentados nos preguntó con mucha solemnidad: “¿Qué desean los caballeros?”, y todos nos echamos a reír a carcajadas, pues no esperábamos esta ocurrencia suya.”

ALEIDA MARCH VISITA AL CHE EN PRAGA

Tanto Ernesto como Aleida se habían despedido en Tanzania, ninguno de los dos sabía, si sería la última vez, que se volverían a ver. No pasaría mucho tiempo que por sugerencia de Fidel, Aleida viaja nuevamente al exterior, para rencontrase con su marido, esta vez se trataba de Praga. Era abril de 1966. En el aeropuerto la estaba esperando – como era habitual- José Luís Ojalvo, quien fue el encargado de trasladarla en un coche, hasta el lugar donde  se encontraba el Che. Aleida en su libro de memorias nos cuenta este encuentro: “Fue Praga la ciudad encantada. No importa que no pudiéramos disfrutarla a plenitud porque debíamos mantener una disciplina estricta y el mayor secreto. A nosotros nos bastaba poder estar juntos…Alguna que otra vez rompíamos la disciplina y nos escapábamos. En una de esas contadas ocasiones, recuerdo que fuimos a comer a un restaurant cercano al departamento… ¡Éramos tan felices! No tengo que decir lo mucho que disfrutamos  esas escapadas a solas, incluida la que hicimos al estadio para presenciar un juego de futbol.” Para luego continuar: “En la vivienda habitaba una mujer con su hija, que tenia retraso mental. Esta señora era quien nos cocinaba. Convivíamos con algunos de los combatientes que después marcharían con el Che a Bolivia… Por las noches, para entretenernos, jugábamos canasta en sesiones no muy afortunadas para mí, pues no era muy ducha en ese juego, y era el Che el que me ayudaba a ganar…”

Desde donde vivían  se trasladaban en autobús que demoraba unos 40 minutos hasta llegar al paradero de Pankrác, cercano a la cárcel donde estuvo preso el periodista comunista Julius Fucík. Desde allí tomaban el tranvía hasta el centro de la ciudad. Este paseo lo realizaban por la tardecita. Caminaban por la ciudad, en algunas oportunidades fueron al cine y casi siempre terminaban cenando para cambiar la monótona comida que les preparaba la mujer empleada en la casa.

LA CASA DE LÁDVI

La casa de las afueras de Praga quedaba en la localidad de Ládvi en la calle  Lomená a 20 kilómetros de Praga. Ládvi era por aquellos años un pequeño poblado de pocas casas. A tan solo doscientos metros había un hotel sobre la carretera, el Balnovka. Era un hotel de precios económicos, donde paraban trabajadores de la zona. Esta localidad estaba sobre la carretera 603 denominada en ese tramo como Benešovská. La “finca” era de ladrillos de unos 170 metros cuadrados. Constaba de cuatro dormitorios, dos cocinas, pasillo, baño y terraza. La casa tenía un garaje y un lavadero.  A  este lugar se accedía por un angosto camino de tierra, a pocos metros de la carretera. La vegetación que la rodeaba impedía la visualización de la misma. Cada tanto (no muy a menudo) el Che se acercaba al hotel para distraerse de la rutina y comer algo. La villa estaba rodeada por decenas de kilómetros de bosques de pinos y de lagos. La vivienda tiene una historia muy interesante, en ella vivió en los años 30, Jaroslav Kreici quien fuera Primer Ministro del Protectorado de Bohemia y Moravia  durante la ocupación nazi. Krejčí y su gobierno cooperaron plenamente con los alemanes.  Después de la guerra, fue condenado a una pena de prisión de 25 años y murió en la cárcel. Durante la segunda guerra mundial la casa fue utilizada para reuniones ilegales de la resistencia checa. Posteriormente con la instauración del gobierno comunista paso a ser propiedad del estado y fue  utilizada por la Secretaria de la Gobernación con el fin darle hospedaje temporal a sus agentes. Durante los meses que estuvo en esta casa de seguridad, Guevara y sus colaboradores intentaron mantener su estado físico, haciendo largas caminatas por los bosques de la zona. Muchas tardes el Che y los otros integrantes de la delegación cubana hacían pruebas de tiro en el patio trasero. El espacio que utilizaban tenía unos 10 metros de largo por 5 de ancho, donde  hacían disparos con una escopeta de pellets, que hacía muy poco ruido, contra latas y botellas. Este tipo de arma era ideal para practicar puntería. Pues allí no se podía utilizar otro armamento, debido que a pocos metros había casas habitadas y podían escuchar los estampidos.  Aleida nos cuenta sobre estos ejercicios de puntería: “En las prácticas de tiro que realizábamos; se ponía detrás mío para rectificarme la posición, y nunca permitió que saliera mal ante cualquier situación en que me ponían a prueba; en eso, como en todo lo demás, me hacía sentir su cariño y apoyo…” El actual General de Brigada Harry Villegas Tamayo, quien acompañara al Che en el Congo y Praga nos cuenta algunos aspectos de aquellos meses en la casa de Ládvi. “Nos instalamos en una finca en las afueras de Praga, en un área rodeada de lagos. Diariamente hacíamos caminatas. A veces marchábamos hasta veinte kilómetros. También teníamos nuestras prácticas de tiro. Igualmente jugábamos voleibol. En una ocasión en que estábamos celebrando un partido de voleibol contra el Che, Pachungo (Alberto Fernández Montes de Oca) que ya se había incorporado al grupo, nos planteó que había que dejarlo ganar porque era el jefe, a lo que nos opusimos. Se formó una tremenda discusión. Intervino el Che. Nos dio la razón y señaló que tenía que ganar el que mejor jugara. En otro momento nos percatamos de que la señora que cocinaba diariamente se llevaba un poco de carne. Hablamos con ella y le dijimos que eso no era correcto. Le explicamos lo que era el socialismo. La vieja nos increpó. Nos dijo que de cuál socialismo hablábamos, pues ella no tenía oportunidad nunca de comer carne. Se lo comentamos al Che y tomó la medida de comer carne solo algunos días de la semana, para que no se estableciera esa diferencia tan grande, que la vieja nos había señalado. Una vez que Tuma y yo caminábamos por la Avenida Wenceslao nos tropezamos con un negro grande que iba con tremenda rubia. Pensamos que era un africano. Cuando le pasamos por al lado le dijimos: «Negro, aprovecha, que eso no se da todos los días». El tipo resultó cubano. Empezó a gritar: «cubano, cubano». Nos echamos a correr. Y él detrás de nosotros queriendo establecer contacto. Cuando se lo contamos al Che montó en cólera, pues estábamos haciendo una vida clandestina y lo menos que podíamos hacer era mantenernos callados para que no se notara nuestra nacionalidad. Después de ese hecho comenzó un régimen más estricto de compartimentación. Él salía solo con Pachungo. Tuma y yo por nuestro lado. De manera tal, que nunca estuviéramos los cuatro juntos….El Che nos autorizó a viajar una semana a Cuba para ver a nuestra familia. De regreso a Praga, nos informó que nuestro próximo destino sería Bolivia. Antes de partir me entregó un maletín preparado que llevaba dentro una pistola con su respectivo parque y treinta mil dólares. En los momentos de la despedida cogió nuestro Sansonite y lo agitó en el aire. Se percató de que algo se movía en su interior. Me cambió el maletín. Me dio el suyo, que tenía más o menos una composición similar al mío pero estaba mejor preparado. Entonces, sonriente, me comentó: «hasta en estas cosas los negros son discriminados».

LA PASION DE ESCRIBIR

Como parte de su disciplina revolucionaria, el Che le dedicaba muchas horas de su tiempo, tanto a la lectura, como así también a escribir. En Tanzania había terminado su libro Pasajes de la Guerra Revolucionaria (Congo) y en Praga se dedico a darle forma a su proyecto de redactar un nuevo Manual de Economía Política, con el fin de actualizar y modificar errores del histórico manual, redactado en la época de Stalin por la Academia de  Ciencias de la URSS. Cuando regresa Aleida para Cuba, el Che le envía una carta a Orlando Borrego que había sido Viceministro de Industria durante la etapa del Che en ese ministerio. La carta le adelantaba sus propósitos: “Estoy pensando en iniciar un trabajito sobre el  Manual de Economía de la Academia, pero no creo que pueda acabar […] Está sólo a nivel de idea”. Guevara tenía previsto dar las bases para este emprendimiento político – ideológico, conformando un equipo que coordinaría Orlando Borrego. Durante su estancia en Praga realiza varios aportes teóricos denominados en la actualidad como “Apuntes críticos a la Economía Política.”

El destacado investigador marxista Néstor Kohan señala en un extenso trabajo sobre este tema: “Estas notas de Guevara aportan una dimensión escasamente transitada y atendida: su pensamiento en el terreno específico de la economía política. Aquí aparece, en primer plano, lo que siempre se supuso: sus críticas abiertas y contundentes al camino emprendido por la Unión Soviética para construir el socialismo.” Capitulo tras capitulo el Che va realizando sus apuntes, por ejemplo escribe: En el capítulo 4 del manual donde se analiza el Capital y la Plusvalía se expresa: «La explotación del proletariado por la burguesía constituye el rasgo distintivo fundamental del capitalismo, y la relación entre la burguesía y el proletariado es la relación de clase fundamental de la sociedad capitalista.»

Aquí, la nota del Che es más explícita. Plantea que: “Esta afirmación es muy importante, y aparentemente no distingue entre el capitalismo  pre monopolista y el monopolista. Corresponde a la concepción clásica de Marx que no había previsto el imperialismo. Según los chinos, hoy existe una contradicción nueva entre naciones explotadoras y explotadas, lo que condiciona una nueva estrategia de las fuerzas progresistas.” El comentado prologo nos permite conocer aun más a un Guevara en permanente  reflexión teórica. “Este libro constituye un intento de retomar la buena senda e, inmediatamente de su valor científico, nos cabe el orgullo de haberlo intentado desde este pequeño país en desarrollo. Muchos sobresaltos esperan a la humanidad antes de su liberación definitiva pero -nos guía el más absoluto convencimiento de ello- esta no podrá llegar sino a través de un radical cambio de estrategia de las principales potencias socialistas.” Durante los distintos viajes que realizo el Che a los países socialistas pudo conocer de cerca los aciertos y errores de aquellas sociedades que estaban cortadas por el mismo patrón estalinista, aunque diferían en aspectos secundarios. Si bien Guevara era muy respetuoso de aquellos gobiernos, poco a poco fue analizando con un sentido crítico, sus deviaciones en el marco teórico y práctico, de la construcción del socialismo. En las conversaciones que mantuvo con los integrantes de la comitiva cubana en Praga, durante muchas tertulias pudo exponer en la mas intima confianza de sus colaboradores, cuáles eran  sus reflexiones sobre el tema. Sera el propio José Gómez Abad  testigo  de aquellas charlas, quien nos cuente cuales eran las opiniones del Che:  “Con respecto a la Unión Soviética y su política en aquellos años, era muy crítico en cuanto a la actitud mantenida por sus dirigentes al desconocer a Cuba y tratar a sus espaldas con el gobierno norteamericano durante la Crisis de Octubre de 1962; los intentos de subordinar a sus intereses a los demás países socialista; la desacertada política de estímulos; los elementos que apreciaba de resquebrajamiento que iban minando la solidez ideológica de las filas comunistas y, en especial, de la juventud; el no adecuado apoyo a los movimientos de liberación nacional de América Latina y de África. Sin embargo, en sus comentarios, aunque críticos en los mencionados aspectos, no se apreciaba antisovietismo, sino disgusto por esa política equivocada, considerando además que “debíamos estar siempre agradecidos de la ayuda que nos habían brindado en los momentos más difíciles”. Recalcó que “debíamos mantener nuestra independencia política y económica, así como de criterios”. La vida demostró que el Che, con casi veinticinco años de antelación, tuvo la visión de prever lo que iba a suceder, especialmente con respecto a los factores de descomposición y desestabilización internos, así como cuál debía ser nuestra posición de principios.”

 LOS DIAS SE HACIAN ETERNOS

Algunas veces cuando estaba muy aburrido y necesitaba distraerse se trasladaba con algún miembro de la delegación hasta Praga. Uno de los entretenimientos que tenían era escuchar Radio Habana Cuba, por onda corta. También escuchaban otras radios latinas. Esta era la única forma de estar conectados con el mundo, ya que ninguno de los cubanos conocía el idioma checo. Mientras que por la noche se sentaban atentos a  oír las noticias de la radio, durante el día la música cubana los acompañaba, en aquellos días tan largos. También tenían acceso a los diarios cubanos que recogían de la Embajada, aunque eran  de unos días atrasados. El propio Diosdano nos cuenta aquellos largos días de Praga: “Cuando habíamos finalizado de cenar, llegó José Luís y Pachungo le insistió al Che para salir en el auto a dar un paseo por Praga. Después de casi implorárselo, el Comandante accedió. Serían aproximadamente las ocho de la noche y el Che se puso un sombrero y gafas, siendo irreconocible. Se sentó delante en el auto y José Luís nos llevó por las afueras de la ciudad hasta que finalmente entramos a un cine, donde no habían más de veinte personas. Allí permanecimos menos de una hora, pues la película era en checo y pésima, una especie de purgante eslavo, además de que ninguno la entendíamos. Antes de la medianoche estábamos de regreso en la “finca”.” Mientras tanto Guevara meditaba sobre los pasos a dar y las recomendaciones que le hacía Fidel Castro para que regresara, Un viejo colaborador en las Villas, Ramiro Valdez, quien ejercía en ese momento como Ministro del Interior, lo visitaría en su refugio en Praga. Aquella visita fue determinante para que el Che tomara la decisión de regresar a Cuba e iniciar la preparación del nuevo contingente, que sería enviado bajo su dirección a Bolivia. En los pocos días que estuvo Valdez, Guevara pudo informarse detalladamente de la situación internacional y de los preparativos logísticos que estaba haciendo Piñerio, para crear las condiciones de organizar un ejército guerrillero en el corazón de América del sur. Cuando Guevara toma de decisión de retornar, nuevamente el Comandante Ramiro Valdés Menéndez, se pone en contacto con  Luis Carlos García Gutiérrez “Fisín” para que se trasladara a Praga e hiciera nuevamente su trabajo de enmascaramiento en el rostro del Che. Nos cuenta Fisín: “Vivíamos en una casa situada en las afueras de la ciudad.   El Che dormía en el suelo con algunas colchonetas y leía varios libros a la vez.  Compartíamos el mismo cuarto y una noche me dijo: ‘Que sueñes con los angelitos, que yo soñaré con los que dejé en Cuba’… se refería a sus hijos.  Era recto, mas no un ogro; hacía chistes, y muy buenos.  Consigo era más exigente que con nadie, y defendía a ultranza el criterio propio de cada quien.” Durante los 20 días que estuvo con el Che aprovecho para examinarle la cavidad bucal; tenía una caries en un molar, no hubo nunca extracción.  “Le advertí – relata Fisín- que dentro de cuatro o cinco años las consecuencias serían mayores, y subrayó que en ese lapso ya los gachos (puercos jíbaros) estarían jugando con su cráneo.  Varias veces me acuerdo de eso como un presentimiento que tenía, porque conocía la lucha y sus riesgos.” A mediados de julio comenzó la última etapa de Guevara en Praga. El recorrido de regreso a La Habana estaba minuciosamente estudiado y chequeado. Guevara y Pachungo salieron de Praga, vía Viena, el 17 de julio, ocupando los asientos 22 y 24 del coche 181, respectivamente.

El Che viajaba con un pasaporte uruguayo que  tenía el número 123890 a nombre de Ramón Benítez Fernández y el de Pachungo, también uruguayo con el número 123103, a nombre de Antonio Garrido García. De Viena se trasladaron de inmediato por tren a Ginebra, Suiza, donde pernoctaron una noche y al otro día se trasladaron a Zurich, desde donde el día 19 viajaron en avión a Praga. José Luís les recogió la documentación uruguaya y les entregó los pasaportes cubanos con las respectivas visas de la embajada de la URSS. Al día siguiente, 20 de julio, utilizando los pasaportes diplomáticos cubanos que ambos poseía, viajaron a Moscú, continuando viaje ese mismo día hacia La Habana. El día 21 de julio llegaron de incognito a La Habana. Desde el aeropuerto fue trasladado hasta San Andrés de Caiguanabo, la provincia de Pinar del Río. El lugar donde se encontraba el Che es una bella hacienda campestre, con excelentes condiciones, alejada de áreas pobladas y en la cima de una pequeña colina. Según alguien comentó, había pertenecido a un rico norteamericano desde antes del triunfo de la Revolución.

NUEVAMENTE PRAGA

El 23 de octubre, el Che viajó en compañía de Alberto Fernández Montes de Oca “Pachungo” hacia Moscú y de ahí, con los mismos pasaportes diplomáticos, se trasladaron a Praga. Che utilizó el pasaporte número 479/66 a nombre de Luís Hernández Gálvez, y Pachungo el número 229/66 a nombre de Mario Gómez Díaz.

La estancia del Che y Pachungo en Praga fue de breves días, los necesarios para resolver lo relativo a su nuevo equipaje y reservar los pasajes en tren hacia Viena. José Luís Ojalvo les recogió los pasaportes cubanos y para salir adoptaron las respectivas identidades uruguayas.  Ambos llevaban los dos juegos de documentos uruguayos que se habían habilitado. Uno para cruzar la frontera y otro para continuar viaje hasta Bolivia. En el caso del Che viajó hasta Viena con el pasaporte número 123890 a nombre de Ramón Benítez Fernández, y Pachungo con el pasaporte número 129918 a nombre de Raúl Borges Mederos. Una vez que salieron de la terminal de trenes de Viena, destruyeron los pasaportes utilizados y sacaron de los embutidos que cada uno llevaba los pasaportes para continuar viaje hasta Bolivia. En el caso del Che, el No. 130748 a nombre de Adolfo Mena González, y en el de Pachungo el No.123924 a nombre de Antonio Garrido García, siendo el mismo pasaporte que había utilizado en su anterior viaje a La Paz. Desde Europa, el Che y Pachungo se dirigieron a Brasil, donde obtuvieron la visa boliviana y compraron el boleto de avión de Corumba a Cochabamba, adonde llegaron el 3 de noviembre. De esta última ciudad boliviana se trasladaron a La Paz. Mientras EL Che se instalaba en Bolivia, fueron llegando a Praga las parejas de combatientes cubanos. José Luís tenía la orden de recogerles los pasaportes diplomáticos, hospedarlos en la casa de campo de Ládvi, mejorarle la vestimenta a los que así lo requirieron, comprarles abrigos, adquirir algunas buenas maletas, y entregarles sus nuevas identidades para que continuaran viaje hasta Bolivia. A los pocos días  el Che comienza su libro de Bolivia:

“7 de noviembre. Hoy comienza una nueva etapa. Por la noche llegamos a la finca. El viaje fue bastante bueno. Luego de entrar, convenientemente disfrazados, por Cochabamba, Pachungo y yo hicimos los contactos y viajamos en jeep, en dos días y dos vehículos.

     ”Al llegar cerca de la finca detuvimos las máquinas y una sola llegó a ella para no atraer las sospechas de un propietario cercano17, que murmura sobre la posibilidad de que nuestra empresa está dedicada a la fabricación de cocaína. Como dato curioso, el inefable Tumaine es indicado como el químico del grupo. Al seguir hacia la finca, en el segundo viaje, Bigotes, que acababa de enterarse de mi identidad, casi se va por un barranco, dejando el jeep varado en el borde del precipicio. Caminamos algo así como 20 kilómetros, llegando a la finca, donde hay tres trabajadores del Partido pasada la media noche.

     “Bigotes se mostró dispuesto a colaborar con nosotros haga lo que haga el Partido, pero se muestra leal a Monje, a quien respeta y parece querer. Según él, Rodolfo está en la misma disposición y otro tanto sucede con el Coco, pero hay que tratar de que el Partido se decida a luchar. Le pedí que no informara al Partido hasta la llegada de Monje, que está de viaje para Bulgaria y que nos ayudará; accedió a ambas cosas.

Así comenzara Ernesto Guevara la lucha revolucionaria en Bolivia. Un capitulo heroico en la historia de la emancipación americana.

Lois Pérez Leira

Borrego Orlando. Che, El camino del fuego de (Buenos Aires, Editorial Hombre Nuevo, 2001.

March Aleida. Evocación

Mi vida al lado del Che  (Ocean Sur, 2011)

Gómez Abad, José. De cono el Che Burlo a la CIA. Red editores. Sevilla.

Baéz Luis,  El Che murió como vivió: lleno de optimismo. Diario Granma.

Estrada Ulises, Tania la Guerrillera y la epopeya suramericana. Ocean Press. La Habana 2005.

Entrevista a José Gómez Abad “Diosdado” por Lois Pérez Leira. Vigo.

Paco Ignacio Taibo II,

Guevara, también conocido como el Che. Buenos Aires, Planeta.

Néstor Kohan, Rebelión.

EEUU arde de bronca

La Internacional Guevarista quiere transmitir su solidaridad con el pueblo norteamericano que ha estallado de indignación, con grandes movilizaciones contra el Estado racista y su presidente. El asesinato del afronorteamericano George Floyd en Mineápolis, fue el detonante para que millones de estadounidenses repudiaran esta constante actitud represiva, contra la población negra y latina.
Los saqueos, barricadas, incendios y lanzamiento de proyectiles que se están viendo estos días en Mineápolis y otras ciudades estadounidenses son la muestra del rechazo que produce la brutalidad del sistema capitalista.

Algunas ciudades cerraron las calles e impusieron toques de queda tras días de agitación. La gente saqueó tiendas a plena luz del día en Filadelfia y Santa Mónica, y un camión cisterna embistió a una multitud que bloqueó una carretera en Mineápolis. Los manifestantes se subieron al camión, y la Policía acudió para despejar la carretera.
La escala de las protestas, de costa a costa y en una sola noche, rivaliza con las manifestaciones históricas que se registraron en las épocas de la lucha por los derechos civiles y la guerra de Vietnam.
Alrededor de 5.000 elementos de la Guardia Nacional se desplegaron en 15 estados y en la capital, y al menos 40 ciudades, además de Washington D.C., impusieron toques de queda en respuesta a los brotes de violencia, mientras en Arizona, Texas y Virginia se decretó el estado de emergencia para autorizar una respuesta más eficaz y potente.
Para comprender mejor la escala de las protestas, a continuación está la lista de los estados donde está en vigor el toque de queda:
• Arizona (toque de queda en todo el territorio decretado por una semana)
• California (en el condado de Los Ángeles, San Francisco, Beverly Hills, Santa Mónica, West Hollywood, San José)
• Colorado (Denver)
• Distrito de Columbia
• Florida (Miami, condado de Orange, Jacksonville, Orlando)
• Georgia (Atlanta)
• Illinois (Chicago)
• Indiana (Indianapolis)
• Kentucky (Louisville)
• Míchigan (Detroit)
• Minesota (Mineápolis, Saint Paul)
• Misuri (Kansas City)
• Nueva Jersey (Atlantic City)
• Nueva York (Rochester)
• Ohio (Cincinnati, Cleveland, Columbus, Dayton, Toledo)
• Oregón (Portland, Eugene)
• Pensilvania (Filadelfia, Pittsburgh)
• Carolina del Sur (Charleston, Columbia, Myrtle Beach)
• Tennessee (Nashville)
• Texas (Dallas, San Antonio)
• Utah (Salt Lake City)
• Virginia (Richmond)
• Washington (Seattle)
• Wisconsin (Milwaukee, Madison)

Estos son algunos de los casos de asesinados más destacados de los últimos años en los EEUU.

Rodney King (1992)
Los Ángeles vivió en 1992 tres días de violencia, incendios y saqueos en los que murieron 53 personas y hubo centenares de heridos. La causa fue la sentencia absolutoria a cuatro agentes de policía que propinaron una brutal paliza a un taxista, Rodney King, tras una persecución mientras se encontraba en libertad condicional
El caso de King, que falleció en 1992, sigue siendo un auténtico símbolo de la lucha contra el racismo.

Trayvon Martin (2012)
Un vigilante blanco, George Zimmerman, disparó a un joven negro de 17 años desarmado, Trayvon Martin, en las afueras de Orlando (Florida). Aunque Zimmerman fue detenido y afrontaba una condena a cadena perpetua, finalmente fue declarado “no culpable” al considerar el jurado que actuó en defensa propia.
Miles de personas se manifestaron pacíficamente en Nueva York y en otros puntos del país por una sentencia que fue incluso cuestionada por el entonces presidente de Estados Unidos Barack Obama.

Eric Garner (2014)
Eric Garner, de 43 años, murió en Staten Island, en la ciudad de Nueva York, después de que un policía blanco, Daniel Pantaleo, le estrangulara al intentar detenerle por vender tabaco ilegalmente. La justicia decidió no presentar cargos contra el agente, lo que provocó protestas en todo el país.
Finalmente, un año después de los hechos, la ciudad de Nueva York llegó a un acuerdo extrajudicial para pagar una indemnización de casi 6 millones de dólares a la familia de Garner. En 2019, la Policía despidió a Daniel Pantaleo, convertido ya en símbolo de la brutalidad policial.

Michael Brown (2014)
En agosto de 2014 un joven afroamericano de 18 años, Michael Brown, murió en Ferguson (Misuri) tras ser abatido por un agente de policía, Darren Wilson,
El jurado popular que llevaba el caso absolvió al agente y le dejó sin cargos, aunque Wilson presentó su renuncia como policía.
Sin embargo, las protestas se desencadenaron en Misuri y se extendieron a otros puntos de Estados Unidos.
Tamir Rice (2014)
Un niño de 12 años que llevaba una pistola de juguete, Tamir Rice, murió por disparos de un policía en Cleveland que creyó que el arma que portaba el menor era real.
La Fiscalía no procesó al agente ya que consideró que todo se debió a una cadena de errores, lo que volvió a sacar a miles de manifestantes a la calle al grito de “Justicia para todos”.

Walter Scott (2015)
Un agente de policía de la ciudad de North Charleston, en Carolina del Sur, fue arrestado por matar de varios disparos por la espalda a un hombre negro desarmado, Walter Scott, de 50 años, como se apreciaba en un vídeo publicado por The New York Times. El suceso se produjo tras un pequeño forcejeo después de que el policía hicera parar al fallecido porque tenía un faro fundido.
Finalmente, el agente, Michael Slager, fue condenado a 20 años de prisión por el asesinato.

Freddy Grey (2015)
Un joven negro de 25 años, Freddy Gray, murió tras ser detenido por agentes blancos de la Policía de Baltimore (Maryland) por estar en posesión de un cuchillo. Mientras se encontraba en custodia policial, Gray sufrió una grave herida en la columna que lo dejó en coma y obligó a trasladarlo al hospital, donde falleció una semana después.
Las protestas comenzaron en Baltimore, donde se decretó el toque de queda durante varios días, y se extendieron a ciudades como Nueva York, Washington, Boston o Seattle, con varias detenciones.
Un año después el caso se cerró sin culpables, después de que la Fiscalía de Maryland decidiera retirar los cargos contra los seis agentes acusados.

Alton Sterling / Philando Castile (2016)
Un vendedor de cedés afroamericano de 37 años, Alton Sterling, recibió varios disparos a quemarropa por parte de dos policías blancos cuando ya le tenían inmovilizado para detenerlo en Baton Rouge (Luisiana).
Su muerte y la del afroamericano Philando Castile en Minesota, dos días después, también a manos de la policía tras ser detenido en su vehículo por una infracción de tránsito, desataron una ola de protestas en todo el país que se saldó con la muerte de cinco policías en Dallas a manos de un francotirador y de otros tres en Baton Rouge.

Terence Crutcher (2016)
Una agente de policía de Tulsa (Oklahoma) mató a tiros Terence Crutchet, un hombre negro desarmado de 40 años cuyo vehículo se averió en la carretera.
La agente, Betty Jo Shelby, que fue acusada de homicidio involuntario, fue finalmente declarada no culpable de homicidio en primer grado, después de testificar que disparó porque tenía miedo ya que Crutcher no obedeció sus órdenes.
La noticia coincidió con las protestas en Charlotte por la muerte de otro afroamericano, Keith Lamon Scott, a manos de la policía local.

George Floyd (2020)
El último caso en despertar la indignación de la población afroamericana es el de George Floyd, un hombre de 40 años que murió tras un forcejeo con la Policía en Mineápolis (Minesota).
Miles de ciudadanos han expresado su indignación por este suceso con manifestaciones en Mineápolis y otras ciudades estadounidenses, bajo el lema “no puedo respirar”.

Las políticas neofascista de Donald Trump, las agresiones constantes a Venezuela y otros países del mundo, la irresponsabilidad “autogenocida” frente a la pandemia, donde el número de contagios de coronavirus han superado el 1,79 millones en Estados Unidos, siendo el país con más casos en el mundo, están generando en este país, una de las más grandes crisis de todos los tiempos.
EEUU es una gran amenaza para toda la humanidad, por ello es necesario que el propio pueblo de este país logre parar esta máquina del terror mundial.
Por ello nuestra solidaridad con estas importantes luchas. Nuestra tarea como revolucionarios es crear la Internacional de los pueblos contra el imperialismo que nos planteara el Comandante Hugo Chávez.

Internacional Guevarista.

Mel Zelaya: “Los pueblos del continente comenzaron a dar pasos contra el monstruo, que se llama neoliberalismo”

Mel Zelaya: “Los pueblos del continente comenzaron a dar pasos contra el monstruo, que se llama neoliberalismo”
A poco más de una década de su derrocamiento, desde Tegucigalpa, analiza la realidad de la región y augura cambios. Asegura: “Así como no hay podido detener a Cuba, tampoco podrán hacerlo con Venezuela”.
(Foto: AFP)

15 de Septiembre de 2019

  

–¿Quién fue el responsable del golpe de Estado?

–Detrás del fatídico golpe que me derrocó en manos de las fuerzas armadas, estuvo EE UU con sus Departamentos de Inteligencia. La élite oligárquica, que es la que más se ha beneficiado con la dictadura y las privatizaciones que hoy oprimen al pueblo hondureño. Nuestra gente desesperada marcha en grandes y caravanas para los EE UU. Nosotros mantenemos el eslogan de que “con la fuerza del pueblo, la unidad del pueblo, nadie se rinde”, hasta lograr un Estado democrático y justo, siempre en el idealismo del socialismo democrático.

–¿Cómo recuerda esa ofensiva norteamericana contra la “Patria Grande”?

–La restauración conservadora se estructura a partir del 28 de julio de 2009: es la primera evidencia de la acción planificada del gobierno de George Bush, que continuó con Obama y que hoy pone más en vigencia, con mayor dureza, el supremacista Donald Trump. Es una contraofensiva frente a la demanda social que iniciaron los pueblos de Latinoamérica. Fue determinante el ascenso en el 1998 del presidente Hugo Chávez Frías en Venezuela.

–¿Cómo valora el papel de Chávez?

–Fue un intérprete de la sociedad de ese momento en Venezuela, pero también de Latinoamérica. Ese proceso del surgimiento socialista en toda la región, incluyendo a Centroamérica, Nicaragua, El Salvador y Honduras. Realmente, como lo han dicho aquí los propios militares hondureños, esa andanada preocupó a la Escuela Militar de Washington, la famosa Escuela de las Américas, que ahora tiene otro nombre, otra connotación. Su objetivo fue detener el avance del socialismo, como lo ha hecho Elliott Abrams, como Comisionado Norteamericano en Venezuela, Cuba, Nicaragua. EE UU no puede dejar que triunfara el socialismo en Venezuela, porque para el imperio es un “mal ejemplo” para los países de América. Ellos perderían sus negocios trasnacionales, sus concesiones. Es el avance de un monstruo tan grande como es el capitalismo global, que absorbe pueblos enteros, civilizaciones enteras. Son capaces de destruir, no sólo el planeta sino cualquier manifestación de civilización.

–En pleno siglo XXI, ¿cómo mantiene sus posiciones anticapitalistas?

–El capitalismo es una enfermedad del mundo entero. Es una metástasis la ambición sobre el dinero y el bienestar individual que propugna el liberalismo económico. Involucra a iglesias, religiosos, pensadores, intelectuales, políticos, empresarios, gobiernos, todos. Tiene la reacción consciente de sectores muy identificados en todo el mundo que están volviendo al análisis que se inició desde 1948. El capitalismo es un dragón, un monstruo que absorbe, que destruye la conciencia colectiva por el interés individual y ese fenómeno, tan aceptado por diferentes Estados, gobiernos y sociedades enteras, está corrompiendo el mismo sistema de los valores naturales del pacto social. El ser humano cede parte de sus libertades para que el pacto social le garantice su seguridad y su libertad aunque sean limitadas. La destrucción que el capitalismo hace del pacto social es evidente.

–¿Cuáles son las líneas estratégicas del plan de la restauración conservadora?

–Hoy está apoyada por militares, golpes de Estado, golpes blandos, la judicialización de la política. El capitalismo ya no busca sólo militares: capacita a jueces, a fiscales, para que sirvan a sus intereses. Es un proceso, no una coyuntura. Las demandas que inició la revolución bolivariana fueron expresiones naturales en toda América Latina en esa década en la que el pueblo protestaba contra el neoliberalismo y surgieron los procesos socialistas. Ahora, en el siglo XXI, son ellos los que han agarrado las armas, los que han agarrado el poder arbitrario. A la restauración conservadora la calificó como los estertores del monstruo que, en el momento de sentirse afectado, de estar sangrando, porque ya no puede sostener engañada toda la población, se vuelve el monstruo más peligroso. Arrasan, matan, asesinan, todo lo que sea para sostener su hegemonía, su acumulación de riquezas y su control sobre la sociedad.

–¿Cómo vislumbra la reacción actual de los pueblos?

–Como lo vemos a través de la historia, los pueblos siempre estamos avanzando. El lado correcto de la historia es el lado de la justicia. Alrededor del colectivo, de lo social, no de lo particular. Hay un retorno de la derecha conservadora en América Latina por la necesidad que tienen de sostenerse cuando ya no tienen ninguna legitimidad en el ejercicio del poder. Lo hemos visto en todos lados. Aquí en Honduras, con ese proceso que se inicia en 2009 y continuó con el caso paradigmático de Brasil: encarcelan a un expresidente para que el otro pueda ganar las elecciones. Van a usar todos los mecanismos que sea, todos, pero el proceso de avances de los pueblos y sus derechos por la fuerza que ejerce la mayoría son indestructibles. No podrán detenerlas. Siempre uso esta frase: así como no han podido detener el proceso revolucionario en Cuba, tampoco podrán hacerlo en Venezuela o en otros países. Porque en la conciencia colectiva, el pueblo sabe que el imperialismo es realmente un brazo del capitalismo global, un monstruo, que devora todo lo que encuentra. No estamos en contra del capital: debe existir, los empresarios deben ser nervios y motores en un proceso, pero sujetos al soberano, sujetos a la voluntad de las mayorías y el beneficio de la mayoría. No al beneficio de una trasnacional con intereses eminentemente económicos. Los seres humanos no somos números, somos carne y somos huesos. Tenemos dignidad, tenemos sangre y tenemos sentimientos y se debe respetar nuestra dignidad.

–¿Qué modelo político propone?

–El sistema que nosotros abogamos es el regreso al concepto de la soberanía popular y el concepto de que es del pueblo, de las grandes mayorías, de donde emanan los poderes. La voz del pueblo constituye la voz de la creación, la voz de Dios, la voz de lo que consideramos lo más perfecto de nuestros pensamientos, que es precisamente la fuerza que tienen los pueblos de Latinoamérica para estar de pie. Estos pueblos no van a quedarse en esta situación.

–¿Cómo avanzar en este proceso en un mundo tan complejo como el actual?

–Seguiremos avanzando históricamente y si mis palabras no fueran suficientes para convencerlos, les diría que miren la historia. Si fuera la fuerza la que gobernara el mundo, seguiríamos en las cavernas y el más fuerte con el garrote gobernando el mundo. No, la civilización ha ido avanzando y conquistando cada vez más espacio. El futuro de la humanidad es eminentemente socialista y es eminentemente democrático. No existe otra manera en que la sociedad pueda autorregularse. La reconstrucción de los pactos sociales de América Latina de respeto a los intereses de las grandes mayorías, no en beneficio simplemente de una trasnacional, es el camino que nos espera  Es el camino que estamos impulsando con plenas convicciones.

–En algunos meses se producirán algunos procesos electorales en nuestro continente, ¿cómo analiza esos posibles cambios?

–Creo que podemos revertir la restauración conservadora. En Bolivia nuestro hermano Evo Morales, según las encuestas, será nuevamente presidente de su país. Como así también revalidara el gobierno el Frente Amplio del Uruguay, con Daniel Martínez. En la Argentina después del resultado de las PASO, el pueblo argentino le dará el gobierno al candidato Alberto Fernández como presidente y a Cristina Fernández como vicepresidenta. Mientras que en el próximo año, Leonel Fernández, de República Dominicana, será seguramente el próximo presidente de este país. Después del triunfo de López Obrador en México, los pueblos del continente comenzaron a dar pasos contra el monstruo, que se llama neoliberalismo.

Falleció Graciela Rosenblum.

img-20190902-wa0048-2

Falleció Graciela Rosenblum militante Comunista Argentina y presidenta de la Liga por los Derechos Humanos.

Recibi con estupor la noticia del fallecimiento de mi amiga y camarada Graciela Rosenblum. En los últimos casi treinta años compartimos muchas luchas en común. Desde la campaña internacional por la libertad de los presos políticos de la Tablada,  la causa que instruyó Garzon en la Audiencia Nacional contra los delitos de genocidio y terrorismo de Estado, la detención y extradicion del comisario  Rodolfo Almiron, jefe de las Tres A o la causa judicial abierta en la argentina por los crímenes cometidos por el franquismo.
Graciela siempre estuvo firme y abierta a todas las causas por los derechos humanos.
Con Carlos Slepoy, con Adriána Calvo y Graciela Daleo, habíamos conformado un grupo muy sólido de apoyo a los juicios de Madrid. Dimos un debate muy grande con otros organismos que tardaron en comprender la importancia de aquellos juicios, que posterimente abrieron la posibilidad de encarcelar en la Argentina  a los militares genocidas en nuestro país.
Mi recuerdo emocionado a esta destacada militante del Partido Comunista argentino y Presidenta de la Liga por los Derechos Humanos.
No hace mucho tiempo tuve mi última conversación con ella, para coordinar su participación en un documental que estamos realizando sobre la vida de Inés Ollero, joven Comunista secuestrada y asesinada por la dictadura.
Estos días le enviaba un mensaje de wassap comentándole con alegría que regresaba a vivir en la argentina.
Me hubiera gustado seguir compartiendo sueños y luchas.
Ahora Graciela estas con mis entrañables camaradas Carlos Slepoy y Adriana Calvo.
Estas  con nuestros 30 000 mil.
Por eso te digo querida amiga Graciela.

Hasta la victoria siempre!

Lois Pérez Leira
Integrante de la Internacional Guevarista.